www.jorgeluispinto.com
Regresar

NOTICIAS

NOTICIAS

Francia un agridulce campeón
El técnico Jorge Luis Pinto profundiza en el análisis del juego final de Rusia 2018
Francia un agridulce campeón

Francia un agridulce campeón



Miércoles 18 de Julio del 2018  |  Jorge Luis Pinto Afanador

Nada más parecido a una típica pizza agridulce que la final de Rusia 2018; para algunos el dulce del triunfo y para otros como Croacia lo agrio del momento y el resultado, pero al final todos quedaron contentos.

Francia probó  el dulce del triunfo a pesar de no tener un gran fútbol, se respaldó en su agrio pero rico comportamiento defensivo, del que sacó provecho. 

Croacia desde su clasificación a la  final, ya estaba sintiendo el gusto,  pero lo agrio lo saboreó con su funcionamiento táctico que se desbarató y el desgaste de sus jugadores importantes como Modric, Rakitic y Brozovic que habían sido el alma de su fútbol, su dinámica y entrega desaparecieron en la final como consecuencia de sus múltiples partidos de 120 minutos.

Los franceses muy nerviosos en el arranque, no encontraron el fútbol y menos el partido en gran parte del primer tiempo. El gol les dio confianza por algunos minutos. 

En cambio Croacia estimulado y con gran seguridad por el momento que vivían sus jugadores entraron con una gran disposición y seguridad, pero las piernas solo aguantaron para algunos minutos, pues cuando el músculo no ejecuta muchas veces la mente no logra encontrar respuesta, su dinámica y por supuesto su ordenamiento táctico fue decreciendo. 

Francia  con sus sorpresivos goles fue encontrando el manejo y control del partido sin ser muy brillantes. 

Los tantos franceses, algunos más por descuido que por virtud, les fue dando la tranquilidad y seguridad para manejar el juego sin tomar riesgo y asegurar el resultado, el que se hizo cómodo por acciones especiales y sorpresivas del equipo galo que sacó provecho de los espacios que permitía el equipo croata, ya sin fuerza y sin orden táctico en sus líneas .

Croacia que intentó proponer y tomar la iniciativa desde el comienzo no aguantó, perdió presión, organización y profundidad, de lo que sacó provecho Francia para marcar los goles determinantes en el resultado.

Francia ganó porque fue práctico   y aplicado a una forma de jugar simple, eficiente, equilibrada y constante, no tan dulce y atractiva, fue regular, se respaldó en una gran defensa de todos sus hombres, especialmente a quienes les corresponde más, su línea defensiva, mantuvo un posicionamiento táctico estable de 1:4:4:1:1 con variantes sobre el espacio de juego, presionó adelantado por momentos, redujo espacios y contraatacó como contra Bélgica, jugó sin un volante creativo neto, explotó los espacios especialmente con Mbappe, que fue útil en momentos claves con sus goles o con sus servicios. 

No fueron tan dulces algunos momentos del  partido para Francia , fueron agrios pero los supo explotar al máximo y tuvo a un técnico equilibrado, que no perdió el orden ni en la felicidad ni en el dolor, que modificó poco la nómina dando buena continuidad a la base de su equipo.

Además tuvo la personalidad para defender el concepto de equipo,clave para el título cuando mantuvo en el equipo titular a Giroud, a pesar de las críticas. 

Mi admiración para Deschamps, como jugador en el título del 1998 fue el líder táctico de su selección campeona y en el 2018, ratifica su liderazgo técnico desde el banco. 

Un doblete exclusivo para los grandes: Zagalo con Brasil, Beckenbauer con Alemania y Deschamps con Francia, ejemplo de grandeza y admiración.

Fuente: www.jorgeluispinto.com

Francia un agridulce campeón



Miércoles 18 de Julio del 2018  |  Jorge Luis Pinto Afanador

Nada más parecido a una típica pizza agridulce que la final de Rusia 2018; para algunos el dulce del triunfo y para otros como Croacia lo agrio del momento y el resultado, pero al final todos quedaron contentos.

Francia probó  el dulce del triunfo a pesar de no tener un gran fútbol, se respaldó en su agrio pero rico comportamiento defensivo, del que sacó provecho. 

Croacia desde su clasificación a la  final, ya estaba sintiendo el gusto,  pero lo agrio lo saboreó con su funcionamiento táctico que se desbarató y el desgaste de sus jugadores importantes como Modric, Rakitic y Brozovic que habían sido el alma de su fútbol, su dinámica y entrega desaparecieron en la final como consecuencia de sus múltiples partidos de 120 minutos.

Los franceses muy nerviosos en el arranque, no encontraron el fútbol y menos el partido en gran parte del primer tiempo. El gol les dio confianza por algunos minutos. 

En cambio Croacia estimulado y con gran seguridad por el momento que vivían sus jugadores entraron con una gran disposición y seguridad, pero las piernas solo aguantaron para algunos minutos, pues cuando el músculo no ejecuta muchas veces la mente no logra encontrar respuesta, su dinámica y por supuesto su ordenamiento táctico fue decreciendo. 

Francia  con sus sorpresivos goles fue encontrando el manejo y control del partido sin ser muy brillantes. 

Los tantos franceses, algunos más por descuido que por virtud, les fue dando la tranquilidad y seguridad para manejar el juego sin tomar riesgo y asegurar el resultado, el que se hizo cómodo por acciones especiales y sorpresivas del equipo galo que sacó provecho de los espacios que permitía el equipo croata, ya sin fuerza y sin orden táctico en sus líneas .

Croacia que intentó proponer y tomar la iniciativa desde el comienzo no aguantó, perdió presión, organización y profundidad, de lo que sacó provecho Francia para marcar los goles determinantes en el resultado.

Francia ganó porque fue práctico   y aplicado a una forma de jugar simple, eficiente, equilibrada y constante, no tan dulce y atractiva, fue regular, se respaldó en una gran defensa de todos sus hombres, especialmente a quienes les corresponde más, su línea defensiva, mantuvo un posicionamiento táctico estable de 1:4:4:1:1 con variantes sobre el espacio de juego, presionó adelantado por momentos, redujo espacios y contraatacó como contra Bélgica, jugó sin un volante creativo neto, explotó los espacios especialmente con Mbappe, que fue útil en momentos claves con sus goles o con sus servicios. 

No fueron tan dulces algunos momentos del  partido para Francia , fueron agrios pero los supo explotar al máximo y tuvo a un técnico equilibrado, que no perdió el orden ni en la felicidad ni en el dolor, que modificó poco la nómina dando buena continuidad a la base de su equipo.

Además tuvo la personalidad para defender el concepto de equipo,clave para el título cuando mantuvo en el equipo titular a Giroud, a pesar de las críticas. 

Mi admiración para Deschamps, como jugador en el título del 1998 fue el líder táctico de su selección campeona y en el 2018, ratifica su liderazgo técnico desde el banco. 

Un doblete exclusivo para los grandes: Zagalo con Brasil, Beckenbauer con Alemania y Deschamps con Francia, ejemplo de grandeza y admiración.

Fuente: www.jorgeluispinto.com

 
VOLVER ATRÁS
© 2013 Todos los derechos reservados.
www.jorgeluispinto.com
Regresar

NOTICIAS

NOTICIAS

Francia un agridulce campeón
El técnico Jorge Luis Pinto profundiza en el análisis del juego final de Rusia 2018
Francia un agridulce campeón

Francia un agridulce campeón



Miércoles 18 de Julio del 2018  |  Jorge Luis Pinto Afanador

Nada más parecido a una típica pizza agridulce que la final de Rusia 2018; para algunos el dulce del triunfo y para otros como Croacia lo agrio del momento y el resultado, pero al final todos quedaron contentos.

Francia probó  el dulce del triunfo a pesar de no tener un gran fútbol, se respaldó en su agrio pero rico comportamiento defensivo, del que sacó provecho. 

Croacia desde su clasificación a la  final, ya estaba sintiendo el gusto,  pero lo agrio lo saboreó con su funcionamiento táctico que se desbarató y el desgaste de sus jugadores importantes como Modric, Rakitic y Brozovic que habían sido el alma de su fútbol, su dinámica y entrega desaparecieron en la final como consecuencia de sus múltiples partidos de 120 minutos.

Los franceses muy nerviosos en el arranque, no encontraron el fútbol y menos el partido en gran parte del primer tiempo. El gol les dio confianza por algunos minutos. 

En cambio Croacia estimulado y con gran seguridad por el momento que vivían sus jugadores entraron con una gran disposición y seguridad, pero las piernas solo aguantaron para algunos minutos, pues cuando el músculo no ejecuta muchas veces la mente no logra encontrar respuesta, su dinámica y por supuesto su ordenamiento táctico fue decreciendo. 

Francia  con sus sorpresivos goles fue encontrando el manejo y control del partido sin ser muy brillantes. 

Los tantos franceses, algunos más por descuido que por virtud, les fue dando la tranquilidad y seguridad para manejar el juego sin tomar riesgo y asegurar el resultado, el que se hizo cómodo por acciones especiales y sorpresivas del equipo galo que sacó provecho de los espacios que permitía el equipo croata, ya sin fuerza y sin orden táctico en sus líneas .

Croacia que intentó proponer y tomar la iniciativa desde el comienzo no aguantó, perdió presión, organización y profundidad, de lo que sacó provecho Francia para marcar los goles determinantes en el resultado.

Francia ganó porque fue práctico   y aplicado a una forma de jugar simple, eficiente, equilibrada y constante, no tan dulce y atractiva, fue regular, se respaldó en una gran defensa de todos sus hombres, especialmente a quienes les corresponde más, su línea defensiva, mantuvo un posicionamiento táctico estable de 1:4:4:1:1 con variantes sobre el espacio de juego, presionó adelantado por momentos, redujo espacios y contraatacó como contra Bélgica, jugó sin un volante creativo neto, explotó los espacios especialmente con Mbappe, que fue útil en momentos claves con sus goles o con sus servicios. 

No fueron tan dulces algunos momentos del  partido para Francia , fueron agrios pero los supo explotar al máximo y tuvo a un técnico equilibrado, que no perdió el orden ni en la felicidad ni en el dolor, que modificó poco la nómina dando buena continuidad a la base de su equipo.

Además tuvo la personalidad para defender el concepto de equipo,clave para el título cuando mantuvo en el equipo titular a Giroud, a pesar de las críticas. 

Mi admiración para Deschamps, como jugador en el título del 1998 fue el líder táctico de su selección campeona y en el 2018, ratifica su liderazgo técnico desde el banco. 

Un doblete exclusivo para los grandes: Zagalo con Brasil, Beckenbauer con Alemania y Deschamps con Francia, ejemplo de grandeza y admiración.

Fuente: www.jorgeluispinto.com

Francia un agridulce campeón



Miércoles 18 de Julio del 2018  |  Jorge Luis Pinto Afanador

Nada más parecido a una típica pizza agridulce que la final de Rusia 2018; para algunos el dulce del triunfo y para otros como Croacia lo agrio del momento y el resultado, pero al final todos quedaron contentos.

Francia probó  el dulce del triunfo a pesar de no tener un gran fútbol, se respaldó en su agrio pero rico comportamiento defensivo, del que sacó provecho. 

Croacia desde su clasificación a la  final, ya estaba sintiendo el gusto,  pero lo agrio lo saboreó con su funcionamiento táctico que se desbarató y el desgaste de sus jugadores importantes como Modric, Rakitic y Brozovic que habían sido el alma de su fútbol, su dinámica y entrega desaparecieron en la final como consecuencia de sus múltiples partidos de 120 minutos.

Los franceses muy nerviosos en el arranque, no encontraron el fútbol y menos el partido en gran parte del primer tiempo. El gol les dio confianza por algunos minutos. 

En cambio Croacia estimulado y con gran seguridad por el momento que vivían sus jugadores entraron con una gran disposición y seguridad, pero las piernas solo aguantaron para algunos minutos, pues cuando el músculo no ejecuta muchas veces la mente no logra encontrar respuesta, su dinámica y por supuesto su ordenamiento táctico fue decreciendo. 

Francia  con sus sorpresivos goles fue encontrando el manejo y control del partido sin ser muy brillantes. 

Los tantos franceses, algunos más por descuido que por virtud, les fue dando la tranquilidad y seguridad para manejar el juego sin tomar riesgo y asegurar el resultado, el que se hizo cómodo por acciones especiales y sorpresivas del equipo galo que sacó provecho de los espacios que permitía el equipo croata, ya sin fuerza y sin orden táctico en sus líneas .

Croacia que intentó proponer y tomar la iniciativa desde el comienzo no aguantó, perdió presión, organización y profundidad, de lo que sacó provecho Francia para marcar los goles determinantes en el resultado.

Francia ganó porque fue práctico   y aplicado a una forma de jugar simple, eficiente, equilibrada y constante, no tan dulce y atractiva, fue regular, se respaldó en una gran defensa de todos sus hombres, especialmente a quienes les corresponde más, su línea defensiva, mantuvo un posicionamiento táctico estable de 1:4:4:1:1 con variantes sobre el espacio de juego, presionó adelantado por momentos, redujo espacios y contraatacó como contra Bélgica, jugó sin un volante creativo neto, explotó los espacios especialmente con Mbappe, que fue útil en momentos claves con sus goles o con sus servicios. 

No fueron tan dulces algunos momentos del  partido para Francia , fueron agrios pero los supo explotar al máximo y tuvo a un técnico equilibrado, que no perdió el orden ni en la felicidad ni en el dolor, que modificó poco la nómina dando buena continuidad a la base de su equipo.

Además tuvo la personalidad para defender el concepto de equipo,clave para el título cuando mantuvo en el equipo titular a Giroud, a pesar de las críticas. 

Mi admiración para Deschamps, como jugador en el título del 1998 fue el líder táctico de su selección campeona y en el 2018, ratifica su liderazgo técnico desde el banco. 

Un doblete exclusivo para los grandes: Zagalo con Brasil, Beckenbauer con Alemania y Deschamps con Francia, ejemplo de grandeza y admiración.

Fuente: www.jorgeluispinto.com

 
VOLVER ATRÁS
© 2013 Todos los derechos reservados.