www.jorgeluispinto.com
Regresar

NOTICIAS

NOTICIAS

 Un gran triunfo pero no un gran partido
El técnico Jorge Luis Pinto le sigue el paso a la selección Colombia que avanzó a octavos de final.
 Un gran triunfo pero no un gran partido

Un gran triunfo pero no un gran partido



Jueves 28 de junio del 2018  |  Jorge Luis Pinto Afanador

Ante un recio, aguerrido y batallador Senegal, Colombia logra un gran triunfo, para ratificar el historial de los últimos mundiales y entrar entre los 16 más reputados del mundo.

Sin un gran control del juego, recibiendo anticipaciones y recuperaciones, especialmente en el uno contra uno, Colombia no logró encontrar el manejo del partido que le generara fútbol y profundidad, en donde los llamados a hacerlo James y Quintero les fue esquivo el balón, además muy referenciados por los senegaleses que disputaron, chocaron o anticiparon, pero encontraban la recuperación que los llevaba a buenos los cambios de ritmo y transiciones de defensa a ataque, que aunque no eran claros siempre creaban riesgo.

Así como el medio campo y los atacantes colombianos no encontraban el fútbol, su defensa bien posicionada, sobre área, reducía espacios y encontraba precisas y oportunas recuperaciones sobre los fuertes y rápidos hombres que buscaron el uno contra uno, un accionar individual, más no colectivo.

Colombia, con la salida de James perdió control y creatividad, su similar Quintero pocas veces encontró el balón y se vio sometida a un fútbol impreciso y sin profundidad, a intentar ataques imprecisos, más por costados con Cuadrado y Muriel que entró sobre la zona izquierda y así buscó inquietar.

No era clara la propuesta en ataque de los colombianos, el fútbol de área, era bien anticipado por hombres de Senegal, que buscaban asegurar el empate, pero que intentaban con salidas individualizadas encontrar el arco contrario.

Falcao, no encontraba asociación y compañía, estaba sometido a centros en los que era reciamente anticipado, el medio campo era de más pases disputados por los de Senegal, pero el fútbol tiene esos momentos especiales, como los tiros libres de Pelé o Rivelino, como el desequilibrio de Maradona, los cabezazos de Lineker, la individual del moustro, gordito de Ronaldo o por qué no el desbarate de Messi.

Llegó el nuestro, el que se volvió determinante, el cabezazo de Mina, para definir y concluir un partido, apretado, que estaba muy impreciso y con el resultado que favorecía a los africanos. Colombia supo sostener el triunfo, controló defensivamente las acciones imprecisas de Senegal sin permitirles un riesgo claro.

Faltó fútbol, Senegal no fue fácil, chocador y atrevido pero no claro. Colombia aseguró un triunfo que va para la historia, para el momento y que es clave en el caminar de esta generación que ha mostrado ganas y amor por la camiseta.

Sígueme en @JorgeLPintoA

Fuente: www.jorgeluispinto.com

Un gran triunfo pero no un gran partido



Jueves 28 de junio del 2018  |  Jorge Luis Pinto Afanador

Ante un recio, aguerrido y batallador Senegal, Colombia logra un gran triunfo, para ratificar el historial de los últimos mundiales y entrar entre los 16 más reputados del mundo.

Sin un gran control del juego, recibiendo anticipaciones y recuperaciones, especialmente en el uno contra uno, Colombia no logró encontrar el manejo del partido que le generara fútbol y profundidad, en donde los llamados a hacerlo James y Quintero les fue esquivo el balón, además muy referenciados por los senegaleses que disputaron, chocaron o anticiparon, pero encontraban la recuperación que los llevaba a buenos los cambios de ritmo y transiciones de defensa a ataque, que aunque no eran claros siempre creaban riesgo.

Así como el medio campo y los atacantes colombianos no encontraban el fútbol, su defensa bien posicionada, sobre área, reducía espacios y encontraba precisas y oportunas recuperaciones sobre los fuertes y rápidos hombres que buscaron el uno contra uno, un accionar individual, más no colectivo.

Colombia, con la salida de James perdió control y creatividad, su similar Quintero pocas veces encontró el balón y se vio sometida a un fútbol impreciso y sin profundidad, a intentar ataques imprecisos, más por costados con Cuadrado y Muriel que entró sobre la zona izquierda y así buscó inquietar.

No era clara la propuesta en ataque de los colombianos, el fútbol de área, era bien anticipado por hombres de Senegal, que buscaban asegurar el empate, pero que intentaban con salidas individualizadas encontrar el arco contrario.

Falcao, no encontraba asociación y compañía, estaba sometido a centros en los que era reciamente anticipado, el medio campo era de más pases disputados por los de Senegal, pero el fútbol tiene esos momentos especiales, como los tiros libres de Pelé o Rivelino, como el desequilibrio de Maradona, los cabezazos de Lineker, la individual del moustro, gordito de Ronaldo o por qué no el desbarate de Messi.

Llegó el nuestro, el que se volvió determinante, el cabezazo de Mina, para definir y concluir un partido, apretado, que estaba muy impreciso y con el resultado que favorecía a los africanos. Colombia supo sostener el triunfo, controló defensivamente las acciones imprecisas de Senegal sin permitirles un riesgo claro.

Faltó fútbol, Senegal no fue fácil, chocador y atrevido pero no claro. Colombia aseguró un triunfo que va para la historia, para el momento y que es clave en el caminar de esta generación que ha mostrado ganas y amor por la camiseta.

Sígueme en @JorgeLPintoA

Fuente: www.jorgeluispinto.com

 
VOLVER ATRÁS
© 2013 Todos los derechos reservados.
www.jorgeluispinto.com
Regresar

NOTICIAS

NOTICIAS

 Un gran triunfo pero no un gran partido
El técnico Jorge Luis Pinto le sigue el paso a la selección Colombia que avanzó a octavos de final.
 Un gran triunfo pero no un gran partido

Un gran triunfo pero no un gran partido



Jueves 28 de junio del 2018  |  Jorge Luis Pinto Afanador

Ante un recio, aguerrido y batallador Senegal, Colombia logra un gran triunfo, para ratificar el historial de los últimos mundiales y entrar entre los 16 más reputados del mundo.

Sin un gran control del juego, recibiendo anticipaciones y recuperaciones, especialmente en el uno contra uno, Colombia no logró encontrar el manejo del partido que le generara fútbol y profundidad, en donde los llamados a hacerlo James y Quintero les fue esquivo el balón, además muy referenciados por los senegaleses que disputaron, chocaron o anticiparon, pero encontraban la recuperación que los llevaba a buenos los cambios de ritmo y transiciones de defensa a ataque, que aunque no eran claros siempre creaban riesgo.

Así como el medio campo y los atacantes colombianos no encontraban el fútbol, su defensa bien posicionada, sobre área, reducía espacios y encontraba precisas y oportunas recuperaciones sobre los fuertes y rápidos hombres que buscaron el uno contra uno, un accionar individual, más no colectivo.

Colombia, con la salida de James perdió control y creatividad, su similar Quintero pocas veces encontró el balón y se vio sometida a un fútbol impreciso y sin profundidad, a intentar ataques imprecisos, más por costados con Cuadrado y Muriel que entró sobre la zona izquierda y así buscó inquietar.

No era clara la propuesta en ataque de los colombianos, el fútbol de área, era bien anticipado por hombres de Senegal, que buscaban asegurar el empate, pero que intentaban con salidas individualizadas encontrar el arco contrario.

Falcao, no encontraba asociación y compañía, estaba sometido a centros en los que era reciamente anticipado, el medio campo era de más pases disputados por los de Senegal, pero el fútbol tiene esos momentos especiales, como los tiros libres de Pelé o Rivelino, como el desequilibrio de Maradona, los cabezazos de Lineker, la individual del moustro, gordito de Ronaldo o por qué no el desbarate de Messi.

Llegó el nuestro, el que se volvió determinante, el cabezazo de Mina, para definir y concluir un partido, apretado, que estaba muy impreciso y con el resultado que favorecía a los africanos. Colombia supo sostener el triunfo, controló defensivamente las acciones imprecisas de Senegal sin permitirles un riesgo claro.

Faltó fútbol, Senegal no fue fácil, chocador y atrevido pero no claro. Colombia aseguró un triunfo que va para la historia, para el momento y que es clave en el caminar de esta generación que ha mostrado ganas y amor por la camiseta.

Sígueme en @JorgeLPintoA

Fuente: www.jorgeluispinto.com

Un gran triunfo pero no un gran partido



Jueves 28 de junio del 2018  |  Jorge Luis Pinto Afanador

Ante un recio, aguerrido y batallador Senegal, Colombia logra un gran triunfo, para ratificar el historial de los últimos mundiales y entrar entre los 16 más reputados del mundo.

Sin un gran control del juego, recibiendo anticipaciones y recuperaciones, especialmente en el uno contra uno, Colombia no logró encontrar el manejo del partido que le generara fútbol y profundidad, en donde los llamados a hacerlo James y Quintero les fue esquivo el balón, además muy referenciados por los senegaleses que disputaron, chocaron o anticiparon, pero encontraban la recuperación que los llevaba a buenos los cambios de ritmo y transiciones de defensa a ataque, que aunque no eran claros siempre creaban riesgo.

Así como el medio campo y los atacantes colombianos no encontraban el fútbol, su defensa bien posicionada, sobre área, reducía espacios y encontraba precisas y oportunas recuperaciones sobre los fuertes y rápidos hombres que buscaron el uno contra uno, un accionar individual, más no colectivo.

Colombia, con la salida de James perdió control y creatividad, su similar Quintero pocas veces encontró el balón y se vio sometida a un fútbol impreciso y sin profundidad, a intentar ataques imprecisos, más por costados con Cuadrado y Muriel que entró sobre la zona izquierda y así buscó inquietar.

No era clara la propuesta en ataque de los colombianos, el fútbol de área, era bien anticipado por hombres de Senegal, que buscaban asegurar el empate, pero que intentaban con salidas individualizadas encontrar el arco contrario.

Falcao, no encontraba asociación y compañía, estaba sometido a centros en los que era reciamente anticipado, el medio campo era de más pases disputados por los de Senegal, pero el fútbol tiene esos momentos especiales, como los tiros libres de Pelé o Rivelino, como el desequilibrio de Maradona, los cabezazos de Lineker, la individual del moustro, gordito de Ronaldo o por qué no el desbarate de Messi.

Llegó el nuestro, el que se volvió determinante, el cabezazo de Mina, para definir y concluir un partido, apretado, que estaba muy impreciso y con el resultado que favorecía a los africanos. Colombia supo sostener el triunfo, controló defensivamente las acciones imprecisas de Senegal sin permitirles un riesgo claro.

Faltó fútbol, Senegal no fue fácil, chocador y atrevido pero no claro. Colombia aseguró un triunfo que va para la historia, para el momento y que es clave en el caminar de esta generación que ha mostrado ganas y amor por la camiseta.

Sígueme en @JorgeLPintoA

Fuente: www.jorgeluispinto.com

 
VOLVER ATRÁS
© 2013 Todos los derechos reservados.